Alertan de matanza de cocodrilos en zona hotelera de Cancún

Cancún.- Una investigación de la Asociación Civil Onca Maya arrojó que por lo menos 12 cocodrilos fueron asesinados por propietarios de casas ubicadas en el sistema lagunar Nichupté, lo que es preocupante porque precisamente este tipo de reptiles se ha convertido además en un atractivo turístico,  manifestó el presidente de Asociados Náuticos de Cancún, Ricardo Muleiro López.

Ante esa situación, hizo un llamado, principalmente a las autoridades federales para apoyar de manera concreta y con recursos económicos la investigación referente a la presencia y situación actual de especies de cocodrilo en los cuerpos lagunares de la entidad, en concreto en Cancún.

-Tenemos que generar y definir un presupuesto definido para este tema-, aseveró.

Sostuvo que cualquier otro polo turístico del mundo en el que sus visitantes puedan tener la circunstancia de encontrarse con un depredador como estos, cuenta con protocolos específicos para eventuales, posibles casos de emergencia y para ello es necesario establecer un esquema que requiere fondos.

«Si hoy día un turista tiene un accidente con un cocodrilo, ¿qué se hace?, se le grita a todo mundo, le llaman a la policía, a los bomberos a Protección Civil, no hay un procedimiento, creo que el programa debe de incluir un protocolo a seguir en caso de un accidente, ¿qué se debe hacer, a quién se le debe de llamar, quién entra en acción?», cuestionó.

Muleiro López añadió que en su oportunidad solicitaron apoyo del gobierno federal a través de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos naturales (Semarnat), a la que han recurrido «en infinidad de ocasiones», pero sin recibir respuesta positiva por parte de la dependencia federal.

Insistió en que el apoyo no basta si es de palabra o moral, pues no permite tener una plataforma desde la cual dirigirse a cumplir los propósitos necesarios que consisten en conocer mejor al animal, su presencia, sus hábitos, el número de ejemplares, su promedio de talla, período de apareamiento, de anidación.

De acuerdo con el entrevistado, la falta de estos datos, de esta información genera incertidumbre general en la región sobre la presencia de estos animales que han sido incluso estigmatizados como peligro para los visitantes a Cancún, lo cual ha sido sobredimensionado al ser un asunto mediático.

Sobre el tema, precisó que las personas que han sido víctimas de accidentes no precisamente son turistas, sino que en varios casos son residentes de la región que, en estado de ebriedad inoportunan a los animales que en una reacción natural y normal, siendo depredadores, los agreden.

Abundó que Onca Maya se encuentra en un proceso de llegar a diversos acuerdos con instancias distintas para hacerse de recursos que permitan alcanzar esos propósitos, pero ello no bastará, pues se requiere de un presupuesto anual que permita dar un seguimiento certero, periódico, programable año con año de la evolución de esta especie.

El especialista también precisó que si bien es cierto que la presencia mayoritaria de este animal es en la Laguna Nichupté de Cancún, también lo es que se encuentra en un número importante en la de Chacmunchú.

Finalmente, dijo que algunas de estas especies de cocodrilos que presuntamente podrían estar en peligro de extinción, enfrentan, además, el problema de que con el crecimiento de la mancha demográfica en la región varios de estos animales se acercan a zonas ya pobladas, por ejemplo muelles de embarcaciones, donde al ser percibidos son agredidos.

Al respecto, señaló que se ha reportado el caso de cocodrilos que han sido hallados muertos víctima de agresiones a tiros, incluso estrangulados o con varillas metálicas enterradas en su cuerpo.

Entradas relacionadas

Deja un comentario