Aseguran taxistas de Cancún estar listos para enfrentar competencia de UBER

Cancún.- Los taxistas de Cancún están listos para competir con la plataforma de UBER siempre y cuando se ajuste a las leyes vigentes en la materia, aseveró el dirigente del sindicato «Andrés Quintana Roo», Erik Castillo Alonso

Subrayó que si bien hoy día UBER » no existe ni en Cancún, ni en Quintana Roo», tampoco tienen un veto y no se oponen a su entrada, incluso como eventuales socios.

Sincero, el entrevistado reconoció que el servicio de UBER «es mucho mejor, y yo lo acepto», aunque pidió recordar los problemas que esta aplicación ha generado en todos los sitios en los que ha ingresado, incluso en países del primer mundo.

Al respecto, dijo que en el caso de Quintana Roo no hay necesidad de llegar a eso, pues los taxistas o los concesionarios estarían dispuestos  a elevar su nivel de atención y a «no privar a la sociedad de un servicio, ejecutivo, de lujo, seguro y bueno como es UBER, lo reconozco».

Abundó que el gremio que encabeza está dispuesto a alcanzar esos estándares y a mantener una sana relación con esa empresa derivada de una aplicación informática, aunque también resaltó la importancia de que se ajuste a la normativa derivada de la ley 31 Bis que estipula que la prestación del servicio de transporte debe de ser en unidades concesionadas como la que el sindicato que encabeza tiene.

Castillo Alonso explicó que en diálogos previos le ha ofrecido a UBER la opción de sumarse, de ingresar a prestar el servicio a Quintana Roo, rentando una concesión como particulares «martillos» y obteniendo dicha aplicación el 25 por ciento de los ingresos que suele cobrar a los choferes que la usan, pero objetaron alegando que eso no le va a resultar económicamente a quien conduzca la unidad.

Ahora, prosiguió, el diálogo con UBER no existe y no quiere decir que se haya suspendido, pero no se ha restablecido; creo que le están apostando a lo político, a esperar a que ingrese el nuevo gobierno, a que la legislatura se asiente, para poder derogar el artículo 31 Bis. 

«Hay una ley, la 31 bis que como iniciativa se promovió, nos tocó hablar con los diputados, les hicimos ver los pros y los contras, les hicimos ver que el sindicato no es un botín de un grupo de gentes, un botín de alguien en especial, es una institución generadora de empleos.

«Tenemos muchísima gente que vivimos de la preferencia de la movilidad, tanto del turista, como del ciudadano, UBER venía invadiendo países completos, lugares importantes en el mundo, donde existía un transporte regulado, donde se pagan permisos, donde se pagan verificaciones y se establecen tarifas».

«Así, UBER, sin invertir en un taxi en todo el mundo, tiene millones de unidades, ganando un porcentaje de lo que otras personas desarrollan cuando se suben a su plataforma para dar su servicio», explicó categórico.

Castillo Alonso insistió que en Quintana Roo, el 31 bis es una ley que no permite dar el servicio sin vehículos concesionados, de tal manera que la plataforma de UBER «no puede entrar, pues se trata de un asunto legal, un asunto de Derecho, promovido, ejecutado en la legislación pasada por los diputados en pro de cuidar la fuente de empleo de los que nos dedicamos al transporte».

«Somos respetuosos de los que promueven la entrada de este servicio, pero no estamos de acuerdo, no pedimos que el nuevo gobierno y diputados nos den, si no que no nos quiten algo que nos ha permitido conservar el empleo de mucha gente», añadió el líder de los taxistas, quien señaló que hay un partido político (no lo identificó), que sería uno de los dos que abanderó al gobernador electo, Carlos Joaquín, interesado en cambiar esa ley.

  En su opinión, ese partido le está queriendo abrir la puerta a Uber en Quintana Roo con la intención de quitar el 31 bis. 

«Me queda claro, y estoy seguro de que ya una vez que tomen protesta, y comiencen a gobernar, les haremos ver nuestro punto de vista, ya con UBER teníamos un avance, no nos cerrábamos», añadió.

Recordó que la plataforma de UBER es vista por más de 25 millones de turistas que ingresan a Quintana Roo por diferentes vías, y al respecto, ejemplificó que con tan solo el 40 por ciento que traiga la aplicación, significará una gran cartera.

Reiteró que en el sindicato de taxistas «Andrés Quintana Roo» no tienen miedo a la competencia, pero que es preciso aclarar que UBER cobra 25% sobre una tarifa.

-Así ganan su dinero, pero que no vengan con una competencia tan desleal que provoca anarquía; estábamos cerca de construir un acuerdo cuando se atravesó este asunto político -precisó.

Finalmente, insistió en que para su gremio, UBER no está vetado en Quintana Roo, pues puede entrar, pero con la ley 31 Bis en vigor, a través de los concesionarios que dicha norma estipula y sobre el tema, indicó que buscará ser escuchado por los diputados de la actual legislatura.

Entradas relacionadas

Deja un comentario