Municipios principal Salud secundaria 

Coach de activación física guía en la SM 31 a entusiasta grupo de adultos

Coach de activación física guía en la SM 31 a entusiasta grupo de adultos

 

Cancún, 15 de enero (Infoqroo).— La activación y el ejercicio físico son importantes en cualquier etapa de la vida, no sólo porque se fortalece al organismo y se reducen riesgos de enfermedades, sino también porque mejora la calidad de vida en los diferentes ámbitos, lo que adquiere especial relevancia en la edad adulta.

Hoy que el número de personas mayores aumenta y que se ha constatado que el envejecimiento activo es clave para conseguir una población mayor sana, la promoción del ejercicio físico regular es una de las principales estrategias no farmacológicas con que cuenta la población para mantenerse sano, explica Édgar Rodríguez García, instructor de acondicionamiento físico para generar atletas.

 

Su planteamiento parte de que el ejercicio físico y adaptado para mayores está asociado con un efecto protector cardiovascular y síndrome metabólico, disminuye el riesgo de sufrir un infarto de miocardio y de desarrollar diabetes tipo II.

La activación física, añade, ha mostrado eficacia en la prevención de ciertos tipos de cáncer, incrementa la densidad mineral ósea, reduce el riesgo de caídas, disminuye el dolor osteoarticular y mejora la función cognitiva, reduciendo el riesgo de padecer demencia y Alzheimer.

 

Rodríguez García encabeza a un grupo de 20 personas en el que busca generar acondicionamiento físico, y hacer del ejercicio un hábito para mejorar emocionalmente la vida de los participantes para “que se sientan más seguros de sí mismos, con más energía para el trabajo y lo familiar”.

El grupo está conformado cuatro hombres y el resto son mujeres, cuyas edades oscilan entre los 24 y los 54 años; entre 80 y 90 por ciento trabaja en la hotelería, lo que en cierta forma les ayuda porque tienen una dieta más o menos balanceada.

Édgar empezó a entrenar hace cuatro años a un equipo femenil de futbol americano (Espartanas), en una cancha de futbol aledaña a otra de basquetbol, en la Supermanzana 31, hasta que lo promovieron a otro puesto dentro de la hotelería y ya no pudo seguir con las chicas, pero encontró otra opción con gente adulta, con la que trabaja los lunes, miércoles y viernes, de las 19:30 a las 21 horas.

 

Con todo

Entonces, entró de lleno –junto con otro coach– a la activación física.

“Por el futbol americano sé algunas cosas muy buenas para la movilidad y estudié el método tabata (entrenamiento para quemar grasa); el HIIT (High Intensity Interval Training) o entrenamiento de intervalos de alta intensidad, formas anaeróbicas y ejercicio cardiovascular, con algo de fuerza-resistencia para fortalecer los músculos, y un poquito de crossfit.”

Entonces, Édgar y su compañero hicieron una fusión de las cuatro disciplinas (tabata, HIIT, crossfit y futbol americano). “El chiste es dar variación siempre a los ejercicios, no tener una misma rutina”, comenta.

Su propuesta parte de que una rutina no le representa un reto al cuerpo, de modo que lo que hacen es mezclar ejercicios durante la semana, de modo que un día puede tocar ejercitación muscular y conexión cerebro-muscular para ejercitar la coordinación, pero al siguiente cambia.

 

Sobre el por qué no han dado el paso para “masificar” sus cursos, dijo que desde que tenían el equipo era con amigos e invitados, nada más.

Somos dos coaches los que estamos entrenando, no queremos darles poca atención (a los asistentes) y tenemos un máximo, que es 20 participantes. Nos interesa más que nada el resultado.

“El entrenamiento está dividido en tres fases: calentamiento, desarrollo y confirmación; se mide la pierna más fuerte y la más débil, igual con los brazos, así como la habilidad de desarrollo de cada perfil (derecho e izquierdo) para saber si falta trabajar en general o en lo individual; también se lleva un peso individual para, poco a poco, ir levantando la autoestima.

 

“Para el entrenamiento hay dos grupos, partiendo de que hay tres tipos de cuerpo: ectomorfo (extremidades largas o delgadas, o ambas; no se es musculoso y se tiene un porcentaje de grasa corporal elevado); endomorfo (suave, redondo y almacena grasa corporal con facilidad) y mesomorfo (es muy sencillo ganar masa muscular y tener un físico tonificado)”, comenta.

Édgar trabaja de manera diferente con cada cuerpo porque no todos se pueden ejercitar de igual forma; con base en eso, se dividen los grupos para dar la clase; por ejemplo, las personas arriba de su peso hacen más cardio y pocas repeticiones de ejercicios; otros hacen más repeticiones y menos cardio porque quieren subir su masa muscular.

Visita el facebook de la Agencia Infoqroomex

 

Related posts