Consejo de Promoción lanza Guía del Viajero Responsable para inculcar turismo con conciencia

Cancún, 23 Junio (Infoqroo).- El Consejo de Promoción Turística de Quintana Roo (CPTQ), lanzó hoy la “Guía del Viajero Responsable”, que comprende acciones para preservar las bellezas naturales, la flora, fauna y sitios arqueológicos e invita a los visitantes a ejercer un turismo con conciencia para que las futuras generaciones puedan disfrutar del destino.

En un comunicado, el CPTQ, recordó que, además de una ubicación geográfica privilegiada, el Caribe Mexicano cuenta con tesoros naturales y culturales que lo hacen un destino único.

Alberga 19 Áreas Naturales Protegidas Federales, 19 Zonas Arqueológicas, una Zona de Monumentos Históricos, cultura Maya viva, el Arrecife Mesoamericano (la segunda barrera arrecifal más extensa del mundo), un Sitio Patrimonio de la Humanidad, 407 cuevas inundadas y aproximadamente dos mil 500 cenotes.

Quintana Roo, prosiguió, es además el hogar de siete mil 938 especies diferentes de fauna, entre ellas 106 de reptiles de las cuales 17 son endémicas; 483 especies de aves, nueve endémicas; y a sus playas arriban cuatro de las ocho especies de tortugas marinas.

Por este motivo y con el objetivo de fomentar el turismo responsable, el CPTQ creó una guía digital que estará disponible en el sitio web caribemexicano.travel y que podrá ser descargada y compartida por quien así lo desee.

En esta guía el visitante encontrará una serie de recomendaciones y acciones sugeridas para cuando lleve a cabo actividades en lugares naturales, como la selva, cenotes, lagunas, ríos subterráneos, playas, entre otros.

Asimismo, en zonas arqueológicas, sitios culturales y comunidades mayas, y experiencias que impliquen interacción con la fauna silvestre.

Entre las sugerencias planteadas están que antes de sumergirse en cualquier cuerpo de agua darse un baño rápido para eliminar cremas corporales, perfumes, repelentes, bloqueadores, maquillaje, desodorantes, entre otros, ya que son dañinos.

Igualmente, mantener una distancia de al menos dos metros con la fauna silvestre y bajo ninguna circunstancia tocar a los ejemplares.

Tampoco rayar o pintar las estructuras, respetar los centros ceremoniales y apoyar la economía de las comunidades al consumir sus productos.

Entradas relacionadas