Coparmex, contra el aniquilamiento de las instituciones del sector turístico

Cancún, 6 de febrero (Infoqroo).— En sólo dos meses, la nueva administración federal “prácticamente aniquiló” el ecosistema de apoyo al sector turístico, pues decretó la desaparición de  instituciones con funciones específicas, que tenían una valía intrínseca, que podía ser mayor si se manejaban con eficiencia y transparencia, manifestó Gustavo A. de Hoyos Walther, presidente nacional de la Coparmex.El dirigente manifestó “profunda preocupación” por medidas que tienden a la “degradación” de las instituciones que apoyaban al sector turístico y dijo que, en el caso del Tren Maya, “no decimos no al proyecto, lo que decimos es no a la improvisación”.

Aun cuando sostuvo que ven con simpatía un proyecto de gran escala para apoyar a una región del país, señaló que apostar el 100 por ciento en un solo proyecto es de alto riesgo, una apuesta casi suicida, porque, además, los empleos e inversiones del turismo se deben dar en todo el territorio nacional.

Si se olvidan las distintas regiones del país, veremos un decremento en las ofertas de empleo y en los índices de bienestar de todo el país, advirtió.

Se requieren estudios para conocer su viabilidad financiera y, en su caso, que se clarifique de dónde van a salir los recursos para soportar su déficit, que no será de un año, sino permanente, que se clarifiquen los impactos ambientales, arqueológicos y en las comunidades y que antes de que se arranque tengamos todos los estudios a la vista para que sean validados socialmente, expresó.

No es un tema menor, que tenga que resolverse por impulso. El llamado es para que se proceda con un criterio preventivo, conservador, para que le vaya bien al proyecto, añadió.

En conferencia de prensa en esta ciudad, recordó que la Coparmex fijó ayer su postura en torno a lo que considera “una política equivocada del Gobierno Federal en materia turística”.

Vemos con preocupación que en poco más de dos meses se tomaron decisiones que tienden a deteriorar a las instituciones que durante décadas se fueron conformando para apoyar al sector turístico, como Fonatur, que se concentrará en una obra que puede ser muy importante, pero que no puede cubrir todo el espectro de las necesidades de infraestructura turística del país, añadió.

También se dijo preocupado por el Bancomext, que se especializó en apoyar la infraestructura turística, se redujo, mediante un proceso de fusión con Nacional Financiera, de modo que ya no hay una institución especializada para financiar proyectos de hotelería y grandes que requieren plazos, condiciones y tratos específicos.

Nos preocupa la desaparición de Proméxico, responsable de buscar acercamientos de negocios, obtener inversiones y que generaba gran valía para los esfuerzos de los inversionistas mexicanos, particularmente para encontrar prospectos de inversionistas en el sector turístico de México, indicó.

Lo mismo ocurrió con el apoyo que en los últimos cinco años se otorgó a los microempresarios del sector turístico y a los emprendedores que por primera ocasión arrancan un proyecto. Los jóvenes que tienen interés por participar en una actividad de este tipo, un emprendimiento, los pequeños comerciantes que buscaban ampliar su establecimiento, acceder a procesos de capacitación e innovación ya no cuentan con este mecanismo.

Se refirió además a la desaparición del Consejo de Promoción Turtística de México y dijo que, si a eso se suma el congelamiento del programa de Pueblos Mágicos, complementario a la oferta de destinos nacionales de sol y playa, de la oferta arqueológica y de grandes ciudades, “vemos cómo en su conjunto, en un periodo muy corto, prácticamente se está aniquilando a todo el ecosistema de apoyo al sector turístico”.

Junto con la construcción, el turismo es probablemente la actividad que más capacidad tiene de dispersar el valor agregado que genera, particularmente porque los empleos que son indispensables para la actividad turística se localizan justamente donde se logran las inversiones.

De Hoyos Walther formuló un llamado al Gobierno Federal para que reconsidere ese proceso de degradación de las instituciones del sector turístico y preservarlas. Si algo no ha funcionado bien, si ha habido algún exceso, actos de corrupción, que se atiendan, que se persiga, que se procese, que se busque mejorar lo que hay que mejorar, pero no acabar con instituciones que son necesarias, aseveró.

El llamado al Gobierno Federal es para que no tome la puerta falsa de cancelar instituciones que son muy valiosas para el sistema turístico y el desarrollo de la industria, manifestó.

 

Entradas relacionadas

Deja un comentario