El éxito de la Quinta Avenida ejemplo de que se puede convivir con el «All Inclusive»

Cancún.- El éxito de la Quinta Avenida en Playa del Carmen, representa el mejor argumento de que se puede convivir con el concepto hotelero «todo incluido» y sólo es cuestión de replantear la oferta de servicios que se le ofrece a los turistas, consideró la directora de Marketing Consultants, Ana Cecilia Quevedo.

La especialista hizo un llamado al ramo turístico de Cancún a buscar nuevas alternativas y estrategias de comercialización de sus productos ante la prevalencia y afianzamiento del concepto «all inclusive» que en su opinión llegó para quedarse y del que no se puede prescindir para no perder competitividad ante otros destinos.

-Tenemos el ejemplo de la Quinta Avenida en Playa del  Carmen, con el corredor turístico Riviera Maya donde predominan los hoteles «all inclusive» -refirió. 

En entrevista, la empresaria señaló que de acuerdo con estudios que su firma realiza, la ocupación en Cancún está a tope, a punto de saturación, lo que en sí da buenos números, de volumen, mas no necesariamente de calidad de turista.

Al respecto, se cuestionó: ¿Qué nos queda por hacer para mejorar nuestro destino?, pues traer mejor calidad de turista y cuando hablamos de ello necesitamos entonces tener un producto adecuado para esa calidad de paseante.

«El todo incluido es una tendencia en el Caribe, no se va a ir, le gusta el turista, es una forma que le ha parecido muy buena para viajar, entonces no podemos ir apostando a que vaya a disminuir», añadió.

Sobre el tema, abundó que quienes se pronuncian en contra de ese sistema, deben de buscar opciones y estrategias para que esos turistas del «todo incluido» salgan de sus hoteles, como ha sucedido ya en el sector restaurantero con negociaciones que ofrecen alternativas distintas a las de esos centros de hospedaje.

Es necesario crear esas estrategias y que vayan en función de otras que traigan a Cancún a gente con mayor poder adquisitivo, planteó Quevedo.

La especialista aprovechó también para atribuirle responsabilidad en estos cambios al sector empresarial que no debe esperar a que la autoridad se encargue de todo y puso como ejemplo lo que hacen establecimientos de la adyacente Riviera Maya, donde ellos mismos le dan mantenimiento a la parte de la carretera que les corresponde.

Insistió en que el concepto hotelero «todo incluido» es ya algo firme, demandado y requerido por los visitantes, por lo que no se puede apostar a combatirlo y quienes están afuera de esos establecimientos deben ser creativos para poder vender, lo que sí sucede como en el caso de los restaurantes.

Los todo incluido son necesarios, precisó, para la competitividad, no se pueden debilitar, porque se perdería terreno ante otros destinos que sí lo ofrecen y tampoco implican un abaratamiento del destino que en algunos de esos centros de hospedaje puede tener un costo de hasta mil dólares la noche.

Finalmente, Quevedo añadió que los estudios que arrojan la ocupación a tope del destino se realizan desde 1993 y en su oportunidad decidieron dar parte de ellos a la Oficina de Visitantes y Convenciones de Cancún por su importancia.

Entradas relacionadas

Deja un comentario