El tatuaje adquiere mayor popularidad y ya es visto como un arte

Chetumal, 17 de julio (Infoqroo).- Lo que anteriormente se consideraba como un tema tabú, era mal visto, con el paso de los años, el tatuaje es visto ahora como un arte, afirmó Christhofer Peregrino, alias “Pig”, quien lleva casi cinco años como tatuador.

Precisamente este 17 de julio se celebra el Día Internacional del Tatuaje, efeméride que surgió en Estados Unidos como el “National Tatto Day” y la conmemoración se extendió en todo el mundo.

 A lo largo de la historia los tatuajes han sido símbolo de prevención de peligros, enfermedades, algunos tienen sentido mágico o de estatus o posición social.

Hoy en día la discriminación o estigmatización de las personas con tatuajes disminuyó con el cambio de pensamiento o cultura de las personas. Sin embargo, Christhofer dijo que aún hay gente que al ver a alguien con un tatuaje la considera un malandro, cuando no es así.

En Chetumal son unas 25 personas que hacen tatuajes de manera formal, aunque la cifra podría ser mayor porque hay muchos que están en proceso de aprendizaje y también no faltan los “charlatanes”.

En este sentido, exhortó a la población que se quiera realizar un tatuaje a conocer a la persona que se lo hará, que corrobore el material y equipo que utiliza, sus trabajos para asegurar que lo que le harán sea de calidad, y no sea que se den efectos secundarios o lesiones en la piel.

“En esta actividad hay dos tipos de personas, la que buscamos como artistas por el trabajo de calidad que realizan y los que sólo están por obtener un ingreso a costa de lo que sea. Al final la calidad y el servicio es lo que importa”, apuntó “Pig”, quien expone sus trabajos en “The Pig Ink Da House”.

“Hay que tener mucho cuidado con que persona te harás el tatuaje, porque me ha tocado clientes que me dicen ve esto que me hicieron y me costó X cantidad. Comúnmente vienen con la piel lastimada porque la persona que lo hizo no sabe del negocio, por eso es importante que conozcan al tatuador”, recalcó.

Para que una persona se haga un tattoo no hay edad, aunque si es menor de 18 años, debe ir acompañado de su tutor. El siguiente paso es tener la idea de lo que se quiera dejar plasmado en la piel y se hará de acuerdo con el gusto y tamaño del cliente, aunque la mayoría pide diseños de cinco a 15 centímetros.

“Pig” mencionó que es importante que el cliente sepa que se quiere realizar, ya que dependiendo de eso es el precio.

Para actualizarse, los que se dedican a este oficio acuden a convenciones organizadas por tatuadores que llevan más años en el mercado y tienen otras técnicas o trabajan con máquinas más sofisticadas.

“Hay unos que están más adelantados, y en lo personal busco actualizarme porque no te puedes quedar estancado. Me gusta acercar a mis compañeros a preguntar porque uno no termina de aprender”, afirmó.

Entradas relacionadas