Emprenden campaña para dar a conocer más sobre el autismo

Cancún, 2 de abril (Infoqroo).- El Centro Especializado Kodomo, asociación civil sin fines de lucro, dedicada a la atención terapéutica de niños y jóvenes con autismo, emprendió una campaña en las redes sociales mediante la cual, padres de familia con hijos con esta condición, dan testimonios, a fin de que la gente esté más enterada de este padecimiento y sea tratado.

Al conmemorar hoy el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, Damaris Menes Ramos, presidenta de Kodomo, que en japonés significa niño, indicó que los papás comparten sus experiencias, hablan de qué hacer, a dónde acudir, cómo han mejorado sus hijos con las terapias.

Entrevistada para Radio Turquesa, recordó que, en su caso, hace 11 años cuando supo que su hijo tenía autismo, no había mucha información, en cambio ahora sí, además de que hay asociaciones dedicadas atender este trastorno.

Entre otras condiciones que presentan los niños autistas, mencionó que cuando se les habla por su nombre no responden, tienen poco contacto visual, son selectivos a los alimentos, gritan y lloran sin motivo aparente, no les agrada que los toquen o abracen, y no es que no sean cariñosos, lo que sucede es que tienen problemas sensoriales, repiten mucho lo que les dicen, aplauden, hacen sonidos.

“Hay niños que no hablan o que lo hacen hasta los cuatro o cinco años. Estas son algunas condiciones. Si se detecta, lo que se debe hacer es acudir con un especialista para saber si está dentro del espectro autista”, añadió.

Damaris Menes dijo que a las personas con espectro autista se les complica la interacción social, incluso las que padecen el síndrome de asperger son muy inteligentes, tienen memoria fotográfica, y sucede que hay gente adulta que lo padece y no está diagnosticada, pero como son muy inteligentes, se les tacha de soberbia, engreída o mal educada, pues no saben cómo adaptarse a la sociedad.

“Son personas talentosas, pueden llevar una vida como cualquiera, formar una familia, pero les cuesta socializar, pues tienen un pensamiento lógico y literal que les complica relacionarse. No saben reaccionar al albur, el sarcasmo, no entienden bromas. No se sienten parte de una sociedad y se comienzan a aislar”, añadió.

Explicó que ya reabrieron la fundación, luego de haber estado cerrada por la pandemia, para ofrecer terapias uno a uno, aunque aún no es posible abrir la escuelita.

Entradas relacionadas