Inaugura oficinas la AMPI

Cancún.- El presidente nacional de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI), Gustavo Solares Campos sostuvo que la depreciación del peso ante el dólar y las ventajas que ofrece representan un atractivo para que los inversionistas extranjeros se inclinen para adquirir propiedades en Quintana Roo, respecto a otras latitudes.

En el marco de la inauguración de las oficinas de la AMPI Capítulo Cancún, Solares Campos señaló que la agrupación observa desde el punto de vista de la plusvalía mercados que son más dinámicos que otros en el país, como es el caso de aquellos que dependen de la economía del petróleo, como es el caso de Ciudad del Carmen y Villahermosa que son lugares que, independientemente de las oportunidades que brindan, tienen ahora una contracción.

«Esperamos que si la reforma energética rinde los frutos que esperamos y los precios del petróleo se estabilizan, se genere nuevamente un mercado ascendente, sin embargo hay lugares que carecen de esa condición y que tienen un crecimiento aún notable y que son lugares más cotizados»..

A su parecer, lugares como esos son la franja del Bajío donde las Industrias automotrices son las principales detonadoras del PIB en México y han venido a asentarse, generando un desarrollo inmobiliario importante con mayor demanda de esos espacios que han tenido una tendencia de crecimiento un poco mayor a lo que hay en el resto del país y, también, la zona de Quintana Roo que experimenta esa misma tendencia.

Esta entidad, explicó el dirigente nacional de la AMPI, tiene la ventaja de su atractivo turístico, su clima, que son los argumentos que los operadores turísticos y, por supuesto, inmobiliarios tienen para vender a visitantes y potenciales compradores.

Esto, prosiguió, permite tener un incremento, una tendencia de crecimiento en el destino que se traduce en predilección y cierto beneficio que los inversionistas extranjeros tienen al adquirir propiedades en lugares como Cancún, toda la Riviera Maya, la zona de Tulum y Cozumel.

Ello, sobre todo por la circunstancia de la paridad del dólar sobre el peso que vuelve más barata la posibilidad de adquirir esas propiedades, independientemente de que algunas son vendidas en la divisa estadounidense, ya que las tarifas que los vendedores establecen son con una diferencia favorable para el comprador entre una y otra divisa.

Explicó que por estrategias de mercadotecnia, los vendedores toman el dólar a un precio en pesos más conveniente para el comprador, por el deseo que tienen de vender.

Eso repercute en que a los extranjeros le resulte más económico comprar en algunas franjas turísticas de México, como las de Quintana Roo, donde pueden encontrar propiedades más baratas que en otras partes del mundo consiguiendo el mismo tipo de producto, competitivamente hablando, de un 15 a un 18 por ciento más barato que en otras partes del mundo.

Sobre el rubro inmobiliario,  Solares Campos señaló que el sector de la construcción al que su actividad está inherente e íntimamente ligada,  es el segundo detonador del Producto Interno Bruto, únicamente «un poquito detrás de la industria automotriz».

Empero, resaltó,  es muy interesante resaltar que la industria automotriz tiene una generación de utilidad que por lo general se va al extranjero, porque la mayor parte de las líneas, por no decir todas, son extranjeras y la renta no se queda en el país.

En contraste, prosiguió, en el sector de la construcción y de la vivienda, en particular, al tratarse de una industria eminentemente nacional la utilidad sí queda aquí. 

Asimismo, sostuvo que sus agremiados se someten a la mejor capacitación del mundo, a prácticas del más alto nivel para, entonces, ofrecerles a compradores internacionales y también, de manera muy especial a los nacionales, la oportunidad de ser atendidos como merecen.

De tal manera, que así se les pueda dar la certidumbre jurídica de que lo que están haciendo en función de la confianza que les dan sobre sus propiedades, sobre su patrimonio, se está haciendo de la mejor manera para asegurar el beneficio de las partes que intervienen en la operación, tanto la vendedora, como la compradora «que confía en nosotros».

Entradas relacionadas

Deja un comentario