Irrupción de cocodrilo yucateco genera llamado preventivo a sociedad cozumeleña  

Irrupción de cocodrilo yucateco genera llamado preventivo a sociedad cozumeleña  

 

Cozumel, 2 abril (Infoqroo).- Personal del Centro de Conservación y Educación Ambiental (CEA), recibió un cocodrilo juvenil de la especie Crocodylus moreletii, introducido de manera ilegal desde Rio Lagartos, Yucatán, por lo que la institución llamó a la comunidad para evitar la entrada de animales ajenos a los hábitats de la isla, por el desequilibrio ecológico que pueden generar en el ecosistema insular en caso de ser liberados.

 

El director de dicha área, Rafael Chacón Díaz, informó que una familia se puso en contacto con él para entregarle un espécimen de cocodrilo (Moreletii) juvenil de 53.1 cm de longitud total y manifestó que les había sido regalado para que lo tuvieran como mascota, aunque, tomaron conciencia del peligro que representa tener un animal así en casa y decidieron entregarlo.

 

Indicó que se trata de una especie protegida a nivel federal bajo el estatus de protección especial por la NOM-059-SEMARNAT-2010, por lo que dieron parte a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente de México (Profepa) para hacer la entrega del espécimen y retornarlo a su hábitat natural, debido a que en Cozumel sólo existe el cocodrilo americano (Acutus) y liberarlo en la ínsula puede generar un problema ambiental, pues se trata de una especie no nativa.

 

Las especies que son introducidas y posteriormente liberadas en un hábitat distinto pueden generar un desequilibrio ecológico, propiciar el desplazamiento de la fauna endémica y pelear por espacios, que a la larga podrían desencadenar la desaparición de los animales endémicos, explicó el biólogo.

 

Para concluir, Chacón Díaz hizo énfasis en que tener animales que están protegidos por la ley es un delito federal, por lo que podría significar que los responsables vayan a la cárcel, o bien, que tengan que pagar multas muy altas, así que una vez más hizo un llamado a toda la comunidad a abstenerse de comprar o capturar especies protegidas, porque es un delito.

 

Entradas relacionadas