Los tianguis de Cancún no son fuentes de contagio de la COVID-19, sostiene su líder

Cancún, 21 de julio (Infoqro).- Los tianguis no son fuentes de contagio, pues se aplican estrictas y frecuentes medidas de desinfección, incluso se puede asegurar que hay más gente en zonas turísticas sin cubrebocas, que en estos lugares, sostuvo Melitón Ortega García, presidente de la Unión de Tianguistas y comerciantes ambulantes del Estado de Quintana Roo.

El dirigente relató que están dedicados hacer de los tianguis lugares seguros, con la gran cantidad de medidas que se aplican, inclusos gracias a la instalación de carpas COVID, ya detectaron varios casos positivos de transeúntes y de algunos pocos tianguistas.

Entrevistado por Radio Turquesa, relató que desde las cinco de la mañana se realizan estas tareas de prevención con la limpieza de los pisos y áreas donde se instalan los puestos, a las siete entra una máquina para la desinfección de todo el lugar, más tarde se repite la labor, y en determinados sitios ponen agua y jabón para lavarse las manos.

En las entradas principales hay una carpa de desinfección y donde no se realiza la labor de manera manual, y se cuida que todos los puestos tengan gel antibacterial, no haya aglomeraciones, que todos usen cubrebocas y no se traiga a niños.

“Al principio fue un problema lo de los niños, pues muchos tianguistas alegaban que no tenían donde dejarlos. Tuvieron que intervenir las autoridades y al comenzar a darse casos positivos de menores, decidieron mejor no traerlos”, añadió.

En el caso de las personas que llegan con niños, dijo que lo único que les dicen es que de preferencia no los traigan pues no pueden prohibirlo, al no ser autoridad, pero cuando ven la presencia de la Marina, Ejército, Guardia Nacional, que frecuentemente los visita, hacen caso y los dejan con alguien en sus autos.

Ortega García manifestó que la recuperación de la actividad es de un 40 a 50 por ciento, pues aún hay cierto temor de la gente por venir a los tianguis, pero poco a poco se ha logrado mayor confianza al darse cuenta de lo seguro que son.

“Ya no hay necesidad de estar insistiendo en que usen cubrebocas, ya se comprendió que es por el bien de todos, incluso podríamos decir que hay más gente sin usarlo en sitios turísticos”, agregó.

Entradas relacionadas