Oficialía Mayor ya no es la “caja negra” del gobierno del Estado

Oficialía Mayor ya no es la “caja negra” del gobierno del Estado

Cancún, 12 de junio (Infoqroo).- El oficial mayor del gobierno del Estado, Manuel Israel Alamilla Ceballos, aseguró hoy que esa dependencia dejó de ser la “caja negra” de las compras y administración de personal, pues las licitaciones se transparentaron, al igual que las contrataciones de personal, pues las plazas se otorgan mediante concurso.
El gobernador Carlos Joaquín González ordenó desde el comienzo de la administración abrir y transparentar las licitaciones, como la de uniformes escolares, que en esta ocasión tuvo un blindaje anticorrupción, con un protocolo de actuación en el que los servidores públicos que participan tienen que firmar una declaración de no conflicto de intereses, añadió.
Las reglas se leen antes de iniciar cada una de las fases del procedimiento, que son públicas. Se graba cada procedimiento y cada fase de la compra y lo puede ver quien guste. De hecho, se hacen transmisiones en vivo, continuó.

El funcionario explicó que el blindaje incluye la verificación de cada documental que se presenta para corroborar su validez, a fin de garantizar que las compras públicas se hagan en orden. Incluso, publican en tiempo las actas, apenas las termina, de tal manera que “se pueda generar confianza entre la ciudadanía de que los recursos que llegan al gobierno por impuestos y se destinan a compras y contrataciones, se sujetan al orden y honestidad”.
En la parte de los recursos humanos, dio a conocer un nuevo procedimiento: por primera vez en la historia del gobierno del Estado se publicamos vacantes, contrario a lo que ocurría anteriormente, cuando se podía ayudar, disponer, meter.

Dentro de la visión del Gobernador, uno de los derechos fundamentales de la sociedad es tener una buena administración gubernamental, publicamos las vacantes y las sometemos a concurso público y abierto, prosiguió. Publicamos las primeras 15 vacantes a nivel de direcciones, jefaturas de departamento, de oficina y analistas profesionales, sostuvo.
Según dijo, se busca profesionalizar, dar solidez y eficiencia a los procedimientos, generar oportunidades para todos, de modo que pueden participar desde recién egresados, profesionistas que están en la iniciativa privada o dentro del gobierno municipal o estatal, quienes pueden buscar un ascenso por concurso.
Invitamos a participar a gente que tiene mucha experiencia y que en ocasiones no es contratada por razones de edad. La virtud de este procedimiento es que la primera etapa es a “currículum ciego”, es decir, no se piden fotos ni mayores detalles para participar, sólo la currícula profesional para empatar con las necesidades del puesto y considerar a los que empatan en un examen, manifestó.

Lo que buscamos de quienes aspiran al servicio público es no sólo capacidad técnica, sino vocación de servicio, sostuvo. Lo primero es la evaluación técnica sobre el conocimiento del puesto, contrario a lo que se acostumbra, que entre uno a trabajar y sobre la marcha entienda el puesto, algo que puede llevar años, peor aún si no leen los reglamentos y las leyes que contemplan el puesto.
Un segundo examen es psicométrico, para evaluar características de comunicación, trabajo en equipo, actitudes y aptitudes, lo que da indica la vocación de servicio y, por último, un examen que tiene que ver con honestidad laboral, en el que se evalúan permeabilidad a la corrupción y al soborno y la violencia de género.
Comentó que con eso se brinda certidumbre a la carrera de quien participa en el servicio público, además de que ya se brindan capacitación y profesionalización para dotar al personal con mejores herramientas y capacitación en técnicas.

Sobre la licitación para la fabricación de uniformes escolares, recordó que la semana pasada se dio el fallo la licitación.
Todas las partes hemos aprendido con las licitaciones, pues el gobierno del Estado sólo hacía entre 4 y 6 cada año y hoy tenemos más de 190.
Para los uniformes participaron tres empresas, una de Hidalgo y dos de Quintana Roo. Repitió la empresa que ganó el año pasado, pero en esta ocasión no sólo fabricarán los uniformes, sino que los entregarán por centro educativo y se establecerá un centro de canje en cada cabecera municipal para que los padres de familia, de manera rápida y sin costo, puedan canjear el uniforme que no le quede al niño o niña.

Entradas relacionadas