Persiste gran deuda social hacia la infancia, acusa la REDIM

Mérida, 8 de junio (Infoqroo/Información y Poder).- Representantes de la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM) expusieron ante funcionarios del gobierno del estado que hay una enorme deuda social y han sido vulnerados los derechos a una vida plena y sin  violencia de niñas, niños y adolescentes de Yucatán.

En encuentro privado con servidores públicos estatales relacionados con la atención de la infancia, la presidente de REDIM, Tania Ramírez Hernández, planteó que la violencia y acoso en el ambiente familiar y carencias de un sistema de protección integral afectan a parte de ese sector de la población.

Insuficiente ha sido la cobertura de derechos en los ámbitos de educación, esparcimiento, salud, bienestar y discapacidad, así como en la procuraduría de protección y en las acciones de no discriminación, declaró la activista, quien reconoció que esta situación es generalizada en el país.

Por lo anterior, afirmó que la suspensión de los programas de  estancias infantiles y las escuelas de tiempo completo, así como los recortes presupuestales a los estados reflejan que el Gobierno Federal no ha sido garante de los derechos de la infancia.

A lo anterior, hay que agregar los problemas de distribución de medicamentos para niños con cáncer, la deserción escolar y la carencia de una estructura de educación de calidad, así como el creciente trabajo infantil que ha propiciado el desempleo, añadió.

En exposición de un informe sobre la situación de la infancia en  Yucatán, la representante de la red informó que, de acuerdo con el Censo de Población de 2020, el 28.7 por ciento de sus habitantes, o sea casi 667 mil individuos eran niñas, niños y adolescentes de 0 a 17 años de edad.

Ese mismo año, prosiguió, el Consejo Nacional de Evaluación  de la Política de Desarrollo Social (Coneval) reportó que el 55.8 por ciento de la población menor de 17 años en Yucatán vivía en condiciones de pobreza, un 3.5 por ciento más que en 2018, que en números absolutos suman unos 370 mil 380 infantes en esa condición.

Del mencionado universo, indicó que el 12.4 por ciento estaba en pobreza extrema, 4.4 por ciento más que en 2018, de tal forma que Yucatán ocupó el lugar 13 en pobreza y sexto en pobreza extrema con respecto a las demás entidades federativas.

“La política pública tiene el reto de ofrecer estrategias que permitan satisfacer de manera diferenciada las necesidades específicas de las etapas de vida del niño, niña y adolescente, generando estrategias que permitan reducir la pobreza, aumentar la movilidad social y garantizar su sano desarrollo”, manifestó.

Respecto de la violencia intrafamiliar, la dirigente de la red sostuvo en su informe titulado “La infancia cuenta en Yucatán”, que “el abuso sexual y los feminicidios hacia niñas, niños y adolescentes ocurren en un contexto de aparente paz social que oculta y normaliza la situación”.

Acompañada de Alejandra Garduño e Irma Pérez Campos, expertas también en esos temas, dijo que la falta de datos sistematizados respecto de las mencionadas problemáticas no permite dimensionar la violencia experimentada por este sector de la población a lo largo de su vida.

La analista aludió a la última medición de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (Endireh 2016) que coloca a Yucatán en el séptimo lugar respecto al porcentaje de violencia experimentada en ese sector poblacional infantil a lo largo de su vida

Por ello, Ramírez Hernández propuso políticas públicas para disminuir todas las formas de violencia entre los niños e impulsar acciones efectivas de prevención, protección especial reparación del daño y restitución de los derechos.

Entradas relacionadas