Piden hacer ajustes a la ley para impedir abandono e invasiones de casas

Cancún.- La Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI) abogó por un cambio en las reglamentaciones del ramo que de mayor certidumbre a las inversiones en el rubro de vivienda y disminuyan fenómenos y anomalías como la invasión de predios.

En entrevista, el dirigente de la AMPI en Cancún, James Tobin Cunningham afirmó que ante ese panorama realizan ya una propuesta al gobernador electo, Carlos Joaquín González y a la XV  legislatura para que procuren las condiciones que impidan ese compromiso estableciendo compromisos desde los propietarios legítimos.

En el marco de la inauguración de las nuevas oficinas de la agrupación, Tobin Cunningham se pronunció a favor de que los propietarios se hagan cargo de sus inmuebles entendiéndose por esto que paguen sus impuestos, en concreto el predial, que le den el mantenimiento necesario y que en caso contrario, que la ley entre en acción para que esa propiedad les sea retirada.

Recordó que a nivel municipal, existe ya un procedimiento legislativo en vigor que estipula que aquel propietario que después de cinco años no haya pagado su predial, el Ayuntamiento, con facultades de fiscalización pueda retirarle el inmueble sin necesidad de un juicio.

Entonces, dijo, se busca que el municipio tome esa facultad con mucha más fuerza para que le retire el predio a quien no cumpla y lo remate en favor de alguien que sí le va a dar mantenimiento y se vaya a preocupar por él.

Categórico, estimó que del total de los predios abandonados en Cancún, un 30 por ciento, como mínimo, se encuentra invadido y ante ello han hecho un exhorto a las autoridades de las que esperan su apoyo.

«Lo digo con estadísticas; si estamos hablando de que hay 17 mil inmuebles que están abandonados, entonces hay como cinco mil que están invadidos, lo que desalienta la inversión, genera malestar social, también en muchos de los casos un malestar institucional y de riesgos a la seguridad».

 «No es posible que compres tu casa y a los 15 o 20 días venga alguien y que porque la casa de lado no está ocupada se meta y sean pandilleros».

Esto, insistió, se deriva del abandono de esos inmuebles y para que eso suceda, es porque el inmueble no está ocupado; entonces, vienen y primero le quitan el pasto luego le ponen una rejita y después se meten y ya nadie los saca y se toman las atribuciones del propietario; eso tiene que detenerse.

Tobin Cunningham agregó que la gran mayoría de los inmuebles que se invaden son aquellos de interés social, lo que los ha llevado a denominar ese tipo de intrusión como «invasión social».

Se trata de personas que no tienen en dónde estar y que luego permanecen pese a que el real propietario llega con documentos que amparan su propiedad y ellos carecen de argumentos para sustentar su presencia.

 Ante ello, destacó que la autoridad debe de hacer presencia y hacer valer la ley ante este problema que representa un polvorín o una bola de nieve que inicia con un caso y que suma en una inercia ilegal varios más y «eso hay que terminarlo».

Por otro lado, al hablar de las nuevas instalaciones de la AMPI en Cancún, señaló que el superávit que han tenido en los últimos años, derivado del alza del 100 por ciento en su membresía de 30 a 60, de 2014 a la fecha, les ha permitido los recursos para hacer realidad esa meta que buscan desde principios de la década pasada.

Agregó que la falta de flujo que tuvieron en 2002 y problemas financieros en 2009 les impidieron hacer la compra del predio que ahora tienen, pues el dinero que entonces tuvieron les permitió apenas sobrevivir.

Ahora, añadió, con el incremento de la membresía que en términos reales llega a 80 por la suma de 20 afiliados que tienen voz, mas no voto, existen los recursos y un presupuesto para poder soportar el gasto corriente que implica tener y mantener una propiedad como la que ahora alberga las instalaciones de la AMPI.

«Me tocó a mí el proceso de adquisición, pero todo esto es resultado del esfuerzo y la labor de otras personas que me antecedieron en el cargo», reconoció Tobin Cunningham al hablar sobre el predio comprado luego de casi 20 años de existencia de la agrupación que inició operaciones en Cancún en 1997.

Entradas relacionadas

Deja un comentario